Estados Unidos no es tan poderoso como cree que es

¿Cuán poderoso es Estados Unidos? ¿Sigue siendo el poder unipolar, capaz de imponer su voluntad a adversarios, aliados y neutrales, y forzarlos, aunque de mala gana, a aceptar políticas que creen que son tontas, peligrosas o simplemente contrarias a sus intereses? ¿O existen límites claros y significativos al poder de los Estados Unidos, que sugieren que debería ser más selectivo y estratégico para establecer objetivos y lograrlos?

La administración Trump ha adoptado la primera posición, especialmente desde que John Bolton se convirtió en asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca y Mike Pompeo asumió el cargo de secretario de estado. Cualesquiera que hayan sido los instintos iniciales del presidente Donald Trump, su llegada marcó un regreso al enfoque unilateralista y de no prisioneros de la política exterior que caracterizó el primer mandato de George W. Bush como presidente, cuando el vicepresidente Dick Cheney y los neoconservadores prevalecieron. 

Una característica clave de ese período anterior fue la suposición de que los Estados Unidos eran tan poderosos que podían dirigirse en soledad en muchos temas y que otros Estados podían ser sometidos a la sumisión mediante demostraciones de poder y resolución.

Como asesor principal de Bush, Karl Rove le dijo al periodista Ron Suskind: “Ahora somos un imperio, y cuando actuamos, creamos nuestra propia realidad”. Los compromisos y la formación de coaliciones fueron para los débiles y apaciguadores; como dijo el propio Cheney en 2003: “No negociamos con el mal; lo derrotamos”.

El enfoque de Bush-Cheney produjo una serie de fracasos, pero la misma arrogancia unilateral vive en la administración Trump. Es evidente en la decisión de Trump de amenazar (o en algunos casos, comenzar realmente) las guerras comerciales no solo con China sino con muchos de los socios de Estados Unidos. Este enfoque fue parte integral de las decisiones impulsivas de abandonar la Asociación Transpacífica y abandonar el acuerdo climático de París. 

Es el enfoque “tómalo o déjalo” de la administración para la diplomacia con Corea del Norte e Irán, donde Washington anuncia demandas poco realistas y luego aumenta las sanciones con la esperanza de que los países objetivo capitulen y le den a los Estados Unidos todo lo que quieren, a pesar de que este enfoque a ambos países ha fallado repetidamente en el pasado.

Es aún más obvio en la reciente decisión de imponer sanciones secundarias a los estados que todavía están comprando petróleo iraní, una medida que amenaza con elevar los precios del petróleo y dañar las relaciones de Estados Unidos con China, India, Turquía, Japón, Corea del Sur y otros. 

Es casi seguro que el llamado plan de paz que el nepotista en jefe Jared Kushner, el yerno de Trump y consejero principal, sigue prometiendo revelar, una propuesta que probablemente haga que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el donante republicano Sheldon Adelson y otros fanáticos del concepto de Gran Israel estén felices pero no avanzarán en lo más mínimo la causa de la paz. Una fe similar en la vasta capacidad de los Estados Unidos para controlar los resultados también se puede ver en el prematuro reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y las estridentes demandas de los Estados Unidos de que “Maduro debe irse”. A pesar de ser tal vez el resultado deseable, sería bueno también tengamos algunas ideas mejores de como lograrlo.

El supuesto subyacente detrás de todas estas políticas es que la presión de los Estados Unidos, ya sabes, lo que a Pompeo le gusta llamar “confianza”, eventualmente forzará a los adversarios reconocidos a hacer lo que Estados Unidos les exige, y que otros estados no encontrarán formas de evadir, obstruir, desviar, diluir, cubrir, obstaculizar o negar lo que Washington está tratando de hacer. Se supone que todavía estamos viviendo en el momento unipolar y que lo único que importa es la voluntad de usar el poder a disposición de los Estados Unidos.

Quizás lo más importante, este enfoque niega que haya algún intercambio real entre cualquiera de estos objetivos. Si Estados Unidos fuera realmente todopoderoso, entonces sancionar a China por las compras de petróleo a Irán no tendría ningún impacto en las conversaciones comerciales que están en curso con Beijing entre ellos en este momento, y Turquía no respondería a una presión similar acercándose a Rusia.

Además, presupone que los aliados de la OTAN están tan desesperados por mantener a los militares estadounidenses en Europa que aceptarán humillaciones repetidas y seguirán el liderazgo de los EEUU en contra de China, a pesar de la creciente evidencia de que este no es el caso. No se ve inconvenientes en ir a fondo con Egipto, Israel, Arabia Saudita y no mide el riesgo si las relaciones con Irán u otros se deterioran, y escala la posibilidad de guerra.

Para ser justos, no es difícil entender por qué los halcones creen que pueden salirse con la suya con este enfoque de la política exterior, al menos a corto plazo. A pesar de muchos errores recientes, Estados Unidos sigue siendo muy poderoso. Su asistencia activa sigue siendo algo que muchos otros estados desean, y su “enemistad enfocada” es algo que ningún estado puede ignorar por completo. Los Estados Unidos siguen siendo un mercado vasto y valioso, el dólar sigue siendo la principal moneda de reserva del mundo y la capacidad de aislar a otros estados e influenciar a las instituciones financieras de la arquitectura financiera global, le da a Washington un poder inusual.

Muchos aliados de los Estados Unidos no están acostumbrados a disentir con Washington y, comprensiblemente, se muestran reacios a hacer cualquier cosa que pueda alentar a los Estados Unidos a retirar el apoyo. Además, a la mayoría de los estadounidenses no les importa mucho la política exterior y, por lo general, están dispuestos a aceptar lo que sea que haga el poder ejecutivo, siempre que no resulte demasiado costoso o vergonzoso.

No obstante, hay razones mayores por las que este enfoque de acosador, de matón, no ha producido grandes éxitos de política exterior hasta el momento y es poco probable que produzcan éxitos significativos en el futuro.

En primer lugar, incluso los estados mucho más débiles son reacios a sucumbir al chantaje, por una muy buena razón: una vez que hayan demostrado que puede ser sujetos coacción, puede que no haya un límite para demandas futuras. Más aun, cuando Estados Unidos insiste en la capitulación completa (es decir, al exigir el desarme total de Corea del Norte o el cambio de régimen en Irán), el estado objetivo no tiene ningún incentivo para cumplir. Y dado que Trump ha demostrado ampliamente ser deshonesto y con un enfoque errático e inconstante de la diplomacia, ¿Por qué cualquier líder extranjero creería cualquier garantía que él (o Pompeo) pudiera dar? Ponga todo esto junto, y usted tiene una receta perfecta para “no negociar”.

Segundo hacer bullying a todos hace que sea mucho más difícil construir coaliciones poderosas cuyo apoyo pueda mejorar el poder diplomático de Estados Unidos. Este problema es quizás más evidente en el enfoque caótico de la administración a la diplomacia económica con China. Al abandonar la Asociación Transpacífica y elegir luchas comerciales con otros socios clave, el gobierno perdió la oportunidad de organizar una amplia coalición de potencias industriales y económicas unidas por el deseo de que China reforme sus prácticas económicas. El equipo comercial de Trump aún puede obtener algún tipo de trato con Beijing, pero no será tan bueno como lo que podrían haber logrado con un esfuerzo más sofisticado y cooperativo.

Gran parte de la misma lección se aplica a Irán. La administración Trump deliberadamente se propuso matar el acuerdo nuclear de Irán, y lo hizo a simple vista. Está tan enfocado en este objetivo que incluso está dispuesto a castigar a los otros signatarios en un vano intento de hacer que Irán diga si al Tío Sam. Teherán ha seguido cumpliendo con los términos del acuerdo a pesar de que Washington no haya respetado el acuerdo, pero su paciencia probablemente no sea infinita, especialmente cuando la administración ha dejado en claro que el cambio de régimen es su verdadero objetivo.

Si Irán finalmente reinicia su programa de armas nucleares, que ha estado en suspenso por más de una década, el resto del mundo no se alineará repentinamente detrás de Estados Unidos y apoyará una acción más enérgica. ¿Por qué? Porque todos saben que fueron los Estados Unidos, no Irán, los que mataron el acuerdo, y no habrá un montón de simpatía por los Estados Unidos cuando empiece a hablar de la respuesta de Irán. Sin duda, los Estados cliente de Medio Oriente de Estados Unidos estarán contentos si Washington decide pelear otra guerra en su nombre, pero no cuentan con la ayuda de ellos o de nadie más.

En tercer lugar, a otros estados no les gusta estar sujetos con los caprichos de los demás, y especialmente cuando otro se comporta de manera egoísta, errática y con un desprecio no disimulado por los intereses de los demás.

Por lo tanto, no es sorprendente que otros estados comiencen a desarrollar soluciones diseñadas para limitar la influencia de los EEUU, especialmente a través del diseño de acuerdos financieros fuera de la red de instituciones que Washington ha estado utilizando para obligar a los aliados y adversarios a alinearse.

Como Henry Farrell y Abraham Newman escribieron recientemente en Foreign Policy: “En lugar de dirigir a los estados y las empresas a minimizar el contacto con los países objetivos de las sanciones de los EEUU, las tácticas de mano dura de la administración Trump pueden llevar a los estados y las empresas a minimizar su contacto con el sistema financiero global liderado por los  EE. UU

Y empezar a construir sus propias soluciones. Con el tiempo, esas paliativos pueden incluso comenzar a acumularse en un sistema alternativo efectivo”.

Por último, ser un matón anima a los adversarios a unir fuerzas por su propio interés, mientras que da a los aliados potenciales más razones para mantener su distancia. No es casual que Rusia y China continúen acercándose, estrechando sus relaciones, aunque no sean aliados naturales, un enfoque más inteligente de los EEUU podría darle a Mosca razones para distanciarse de Beijing. —Y los mismos impulsos de acoso de Estados Unidos van a empujar a los estados como Irán más cerca de las potencias euroasiáticas. Bolton y los suyos probablemente propondrán un nuevo nombre trillado para este grupo: “Eje del mal” y “Troika de la tiranía”, tal vez “Triada de problemáticos” o “Coalición del Caos”. Sin tener en cuenta que sus propias políticas han ayudado a unir estas fuerzas.

Lo que estamos presenciando, por lo tanto, es una prueba real de dos visiones en competencia en la geopolítica estadounidense contemporánea.

Una visión considera que el poder de los EE. UU. No ha disminuido y cree que una combinación de capacidades materiales, geografía favorable y capacidades institucionales arraigadas le permitirán perseguir una política exterior ambiciosa y revisionista a bajo costo y con una alta probabilidad de éxito.

La segunda visión, a la que me suscribo, ve a los Estados Unidos como en posición muy poderosa y privilegiada (por varias razones), pero también cree que hay límites al poder de los Estados Unidos y que es necesario establecer prioridades,  minimice las fricciones cuando sea posible y colaborar con otros en muchos temas. También asume que otros no pueden ser intimidados en una capitulación absoluta y que los acuerdos internacionales efectivos y duraderos requieren un grado de compromiso mutuo, incluso con adversarios.

Los EEUU probaron la primera en y los resultados fueron casi un fracaso total. Me doy cuenta de que tratar de replicar los resultados pasados es importante para el progreso científico, pero, ¿es realmente necesario que Estados Unidos repita este experimento en particular nuevamente?

Juan Martin Gonzalez Cabañas

Juan Martin Gonzalez Cabañas

Analista del grupo dossier geopolítico
Asesor en cámara de diputados provincia de Corrientes
Asesor ad honorem del Parlamento del Mercosur
Columnista invitado en medios
Socio de Observatorio Electoral consultores
Fundador y director del grupo Centro Estrategia NEA
Juan Martin Gonzalez Cabañas

Últimos artículos de Juan Martin Gonzalez Cabañas (Ver todos)

Políticas públicas para la soledad

En otros tiempos la soledad era percibida como extraña, casi estigmatizante, como regla social. Pero ahora vivir solo, comer solo, […]

Sinceramente, Alberto

BUSCANDO EL CENTRO “Los hombres no entran en razón mientras no padecen.” Manuel Belgrano Durante cuatro años el macrismo aglutinó […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *