Desaceleración de la inflación: ¿Son buenas noticias?

Como era de esperarse, mes a mes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos realizó la publicación oficial del índice representativo del nivel de inflación. En el mes de junio se demostró un incremento del nivel general de precios en 2,7% del IPC.

Por lo tanto, considerando la inflación de mayo que fue de un 3,1%, de puede observar claramente una desaceleración mensual. Este dato puede resultar optimista, inclusive puede estimular a la sociedad a tener esperanzas de continuar por este camino, pero hay que considerar de que los datos acumulados en el semestre superaron la meta de inflación anual, llevando esto a que se determine un nuevo objetivo inflacionario.

Esto nos lleva a pensar, ¿Podemos confiar en el criterio de los profesionales del gobierno cuando establecen el techo de inflación? O más bien, ¿Mensualmente continuaran sorprendidos y comunicaran algo diferente teniendo en cuenta el índice que releva el INDEC?

La principal cuestión se basa, en la legitimidad de la desaceleración que presentó junio, ya que también la recesión tuvo su lugar dentro del panorama económico, demostrando dentro de estos 30 días la peor caída del consumo en lo que va del año, disminuyendo las ventas de los productos de la canasta básica, sorpresiva y alarmante en bienes de primera necesidad, como ser lácteos, alimentos congelados y frescos, bebidas, artículos de limpieza y además con una caída menor, aceite, fideos, yerba y azúcar.

Por ende, bajo mi apreciación personal y basándome en datos estadísticos y periodísticos, los esfuerzos del gobierno por demostrar su capacidad en el ámbito económico están resultando erróneos, intentando fomentar el consumo con medidas de corto plazo incitando a los consumidores a realizar sus operaciones de compra- venta financiadas, posibilitando realizar las transacciones en mayores pagos y disminuyendo las tasas de interés, que esa disminución en las tasas claramente son soportadas bajo un concepto de “subsidio”, y también cabe mencionar el programa de “Precios Esenciales”. Medidas claramente de carácter intervencionista, que funcionan como una especie de freno hacia los precios, pero como bien lo mencione tienen el carácter de corto plazo y por ende una vez que se dejen de aplicar dichas intervenciones, abruptamente el mercado va a demostrar su comportamiento.

No hay que dejar de mencionar la calma que se esta apreciando en el mercado cambiario, con la divisa norteamericana fluctuando sin grandes volatilidades, influenciando también en el nivel general de precios de aquellos productos que tienen como referencia un precio en dólares.

Como conclusión, no hay motivos de festejo en materia macroeconómica porque los niveles de inflación interanuales y basándome en un periodo de tiempo mas corto y tomando como referencia el semestre, no demuestran ilusión a mejoras e introduciendo como interrogante:

¿Las elecciones son mas importantes o hay que soportar cambios estructurales serios?

Andrea Marcon

Andrea Marcon

- 21 años.
- Estudiante de la carrera de Contador Público en la Universidad Nacional del Nordeste.
- Panelista en el ámbito económico y político en el programa “Desafíos” y como estudiante, teniendo en cuenta mi ideología política, participo de la organización de Estudiantes por la Libertad.
Andrea Marcon

Programa Internacional

Emlatina y Fundación Empretec Argentina, con la asistencia de Banco de la Nación Argentina y con el apoyo de la […]

Cesión del Proteccionismo: Avanzando hacia la globalización

Celebrando el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, no debemos dejar de lado los comienzos de la defensa […]

Un comentario en “Desaceleración de la inflación: ¿Son buenas noticias?

  1. Interesante documento ,tampoco podemos dejar de tener en cuenta y analizar el contexto político y socioeconómico tanto en la micro como macroeconomía

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *