Dilapidando esperanzas

Parece que fue hace tan poco que ganara el que hoy es presidente de nuestra Nación, el Ing. Mauricio Macri en las elecciones soberanas y libres celebradas en 2015.

Como me gusta este ambiente pero a la vez ejerzo el Pastorado en una Iglesia Evangélica, recuerdo ver un programa de televisión dirigido en ese entonces por Carlos Pagni, redactor y columnista del diario La Nación, quien contaba que en ese entonces le habían llegado noticias que en iglesias católicas del conurbano bonaerense se hacían cadenas de oración para que ganara Macri.

Pensé que dentro de nuestro ambiente evangélico también estaba sucediendo lo mismo y como siempre que se vota, equivocados o no, había un cierto dejo de esperanza en la gente y en la sociedad del momento.

La pregunta es ¿Cómo se hace para dilapidar la esperanza? ¿Cómo se hace para perder semejante volumen de capital político conseguido hace apenas cuatro años? Vamos a tratar de ensayar algunas respuestas.

Hace ya un poco más de cuatro años podemos recordar otra estrepitosa derrota de Nestor Kirchner cuando a manos del “Colorado” Narvaez sufre una paliza en provincia de Buenos Aires. Quién recuerda hoy a Narvaez, ni los libros, en cambio Kirchner es recordado para bien o mal como uno de los presidentes más queridos de los últimos tiempos.

Qué hizo mal Narvaez en ese momento para perder semejante capital político conseguido: todo. No se presentaba a trabajar como Diputado Nacional, no se le conoce ninguna intervención importante en ningún asunto de la vida política de nuestro país. Es decir era más grande su nivel de vedetismo político que de gestión y gobierno.

Volvamos al punto central.

Qué hizo mal Mauricio Macri para dilapidar el haber sido escogido por más de la mitad de los argentinos hace algunos años, dos o tres cositas que quiero detallar a mi entender.

1.El gradualismo: estos días leí la mejor definición de gradualismo. Son malas noticias chicas todos los días, que a la larga minaron la clase media argentina. Nadie está dispuesto a recibir malas noticias dos veces por semana durante cuatro años, que subió esto, que subió aquello, que cerraron acá, que se cortó tal cosa. Hubiera sido más factible una inyección de malas noticias anual que grageas diarias de decepciones.

2.Marcos Peña: el padre de la criatura. Poner como jefe de gabinete a un cuarentón que en su vida tuvo contacto con la calle y con la necesidad real. Poner de principal asesor en todos los temas a una persona que tiene disociación con la realidad, es como creer que se puede gobernar durante cuatro años dándole al presidente el “diario de Irigoyen”. Marcos Peña es un excelente gestor, un aguerrido defensor de la visión política macrista (que él creo), pero es un desastroso gobernante al carecer de tacto con el hombre común. Y como es del riñón de Macri, nadie se anima a decirle nada.

3.No hacer los cambios realmente necesarios de fondo: basta preguntar o googlear acerca de alguna medida económica de fondo que se haya tomado y vamos a encontrar que no existe nada parecido. No hubo baja de impuestos, no hubo radicación de empresas, no hubo lluvia de inversiones simplemente porque no hubo medidas que generaran confianza en el sistema, no confianza en su persona.

4.Infraestructura “lejana” de la gente: en el interior de las provincias, muchos de los planes de infraestructura jamás se conocieron o se publicitaron pero lejanos de la gente. El Belgrano cargas requirió una inversión fenomenal, pero los vecinos no modificaron su vida, simplemente ahora ven un tren cargado de exclusivamente soja y granos que cruza delante de sus narices, no lo sienten suyo, creen que es de AGD, aunque les digan que en el largo plazo les beneficiará. El clásico asfalto, luz, escuela, jamás falla.

5.La discusión por el aborto: el “padre de la criatura” fue quien decidió habilitar la discusión en el Congreso de la Nación acerca de este tema. Realmente instaló la grieta más profunda en la sociedad argentina que recuerde nuestra historia moderna. Algo totalmente innecesario que nos mantuvo y mantiene en vilo hasta hoy. Son literalmente millones de personas que no piensan perdonarle esto a Macri por más que pinte Olivos y la Casa Rosada de celeste.

Estos y seguramente otros factores que usted agregará han hecho que en estas PASO la gente se haya volcado por otra opción, sin importar su color político o aún dispuesta a perdonar viejos errores con tal de terminar estos tiempos

Arriesgo un poco más, cómo hace para dilapidar el haber ganado la elección nuestro gobernador en la provincia. Examinelo

Si lo que viene es mejor o peor será percepción de cada uno.

En el cristianismo usamos una frase que reza “lo mejor está por venir”, pero no se confunda, hablamos de Cristo.

Mariano Manuel Zavala

Mariano Manuel Zavala

Esposo, Padre de 3 hijos
Pastor de la Iglesia Evangélica Congregacional
Analista de Sistemas por la Universidad Autónoma de Entre Ríos
Licenciado en Estudios Teológicos por el Miami International Seminary
Presidió durante dos años el Centro de Estudiantes de la Universidad en la UADER Concepción del Uruguay.
Fue Concejal durante 2 años en el Municipio de Maciá, Entre Ríos
Mariano Manuel Zavala

Últimos artículos de Mariano Manuel Zavala (Ver todos)

Anuncio de nuevas medidas económicas y la resignación a obras públicas

En la mañana de hoy, miércoles, el presidente Mauricio Macri, anunció en conferencia de prensa un paquete de medidas económicas […]

PASO2019: Casi el 75% de los presos del país votó a la fórmula Fernández – Fernández

Las elecciones Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias del domingo pasado no dejan de dar sorpresas. Hasta en las cárceles de […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *