Chaco al borde del colapso por la cuarentena total

La dura situación a la que se enfrenta no solo la provincia del Chaco, sino todo el país, de a poco se va constituyendo en un cóctel explosivo que dejará daños irreparables en la economía. La decisión de paralizar el país fue acertada para poder hacerle frente a esta pandemia mundial de coronavirus (Covid-19), ya que de otra manera sería cuestión de semanas para tener un panorama desolador como en Italia y España. Pero todo este protocolo preventivo innegable para muchos, seguramente traerá daños colaterales para los sectores más vulnerables de la sociedad.

El Chaco no está exento de esto, y a pesar de que recién van cuatro días de aislamiento total obligatorio, ya se comenzaron a presentar graves problemas. Todos los sectores económicos comenzaron a exigir respuestas para conocer cuál será el plan de gobierno para que tanto los trabajadores del sector formal, como del informal, puedan atravesar estos difíciles 15 días con la provincia parada. Desde el sector comercial ya avisaron que este parate provocará el incumplimiento de muchas de sus obligaciones, ya sean salariales o impositivas, algo que traerá enganchado una brusca disminución de la recaudación tributaria provincial. Ni hablar del grave conflicto tributario que existe en la capital chaqueña con el impuestazo que comenzó un desaparecido Gustavo Martínez, que ya de por sí había provocado una alta tasa de deserción en el pago de impuestos por tasas y servicios por parte de los vecinos de Resistencia.

Taxistas sin clientes, comercios con las persianas bajas y todos los sectores informales parados por la cuarentena nacional. El Gobierno tendrá que encontrar de manera urgente una solución para esos miles de chaqueños que viven el “día a día” rebuscándose para poder llevar un plato de comida a sus hogares. Si bien las medidas anunciadas por la Nación de aumentar los beneficios sociales como Asignación Universal por Hijos y el Salario Familiar de trabajadores del sector formal, hay muchos trabajadores del comercio que cobran por día o por semana y que no reciben ningún plan del Gobierno, lo que tarde o temprano, provocará un caos social en la provincia.

Por ahora Jorge Capitanich se encuentra jugando correctamente sus fichas pero está virtualmente entre la espada y la pared, porque si esta dura pandemia no afloja y se tienen que decretar más semanas de aislamiento obligatorio, seguramente la gente explotará y saldrá a manifestarse a la calle con o sin coronavirus.

Capitanich: “En cualquier escenario, la única solución es el aislamiento”

El gobernador insistió con el cumplimiento ciudadano de la cuarentena como el mejor método preventivo. Dio detalles sobre cómo la […]

El Gobierno presentará un proyecto para congelar alquileres y créditos por seis meses

Por la crisis sanitaria y el posterior decreto presidencial de aislamiento social, preventivo y obligatorio, también la economía familiar se […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *