“Me equivoqué”. Los pronósticos errados de Ginés González García en la pandemia

Que el coronavirus no iba a llegar en verano, que el dengue era más preocupante, que el pico iba a llegar en junio, que la cuarentena estricta de julio iba a servir para bajar los contagios. El ministro de Salud, Ginés González García, debió atravesar la pandemia con una sucesión de autocríticas sobre sus pronósticos errados, que comenzaron incluso antes de que la pandemia se abriera paso en la Argentina.

El dinamismo que la enfermedad imprimió en la realidad sanitaria obligó al funcionario a desdecirse en reiteradas ocasiones desde principios de año. La última vez fue este jueves, cuando admitió que creía que el regreso a la fase 1 dictado a principios de mes iba a aplanar la curva eternamente ascendente de casos. “Estoy preocupado”, dijo, y responsabilizó a los que no respetaron la cuarentena.

Es verdad que los diferentes traspiés que enfrentó el ministro están lejos de ser un fenómeno únicamente argentino. La novedad de la enfermedad y la falta de información acerca del nivel de contagiosidad y tratamientos encendió debates que pusieron bajo el foco incluso la credibilidad de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

Pero González García protagonizó sus propios equívocos públicos. El ministro tuvo un primer traspié en enero, cuando se multiplicaron las consultas por la eventual llegada del coronavirus a la Argentina mientras en Asia y Europa ya se comenzaban a ver los colapsos de los sistemas de salud. “No hay ninguna posibilidad de que el coronavirus llegue a la Argentina”, había dicho aquel 23 de enero. “Estoy mucho más preocupado por el dengue que por el coronavirus”, agregó diez días después.

González García incluso reforzó su postura el 6 de febrero, cuando dijo que estábamos “lejos de un contagio por coronavirus en la Argentina”. No tan lejos: el 3 de marzo, cuando todavía faltaban varias semanas para que terminara el verano, se detectó el primer caso importado de la enfermedad y el ministro tuvo que desdecirse. “Yo no creía que el coronavirus iba a llegar tan rápido, nos sorprendió”, admitió en aquel entonces.

A medida que avanzaban los casos y se apilaban las prorrogas de la cuarentena, González García hizo un nuevo pronóstico: el pico llegaría “a fines de junio”. Llegó el final de junio y el ministro volvió a desdecirse. “Aún nos falta para eso, ojalá que no nos falte mucho”, dijo en una entrevista con el canal América en los últimos días de ese mes.

“Me parece que vamos a tener todavía un repunte”, agregó acertadamente esa noche. Pocos días después, el gobierno nacional, el de la provincia de Buenos Aires y el de la Ciudad dictaron un regreso a la cuarentena estricta hasta el 17 de julio, con el objetivo de aplicar el “efecto martillo” a la curva de casos y forzar una baja.

Capitanich e intendentes ponen en marcha el “Plan de Desescalada”

El Decreto N° 843, que cuenta también con la adhesión de la Legislatura provincial, detalla cómo será el proceso de […]

El Congreso extiende el congelamiento de salarios de legisladores y autoridades

Las presidencias del Senado y de Diputados dispusieron hoy la prórroga por 180 días del congelamiento de salarios de legisladores […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *