¡Alfonsinazo! El impulso a la Democracia

El 30 de octubre de 2018 se cumplieron 35 años del “Alfonsinazo” suceso con el que se volvió, después de uno de los peores momentos de la historia argentina, a la tan ansiada Democracia.

El nombre lo obtuvo del principal eslogan de la campaña presidencial de Raúl Alfonsín, y fue con ésta que se logró salir del régimen militar que nos gobernó, de la mano de Jorge Rafael Videla, desde el 1976 hasta el 1983.

Ningún integrante de la sociedad argentina se va a olvidar de esa fecha, 24 de marzo del 1983, día que significó el fin de siete largos y violentos años de dictadura, ésta fue denominada como Proceso de Reorganización Nacional y dejó grandes secuelas, un cráter que posiblemente nunca sane y que, me atrevo a decir, es mejor que no lo haga para no olvidar por lo que pasaron los ciudadanos en aquel momento, para no volver a perder la libertad, la tranquilidad y, lo más importante, el poder que nos fue conferido desde que dejamos de ser gobernados por un régimen monárquico para convertirnos en lo que somos hoy, una Nación.

Pero no fue fácil volver a tener un país democrático, al contrario, hubo un largo proceso histórico que llevo a cabo su vuelta. Al grito de “se va a acabar la dictadura militar” surgió entre las diversas organizaciones políticas, sindicales, de derechos humanos y también estudiantiles, el incentivo de reclamar el fin de la dictadura y fueron estas movilizaciones las que permitieron que el 14 de julio de 1981 cinco partidos políticos formaran la Multipartidaria, una instancia política que tenía como fin presionar a la dictadura militar para que abandonara el poder. Fue ésta la que emitió el primer comunicado invitando a una“convocatoria nacional” a todos los sectores políticos, sociales, culturales, económicos y demás para aunar fuerzas en pos de definir conceptos de gran importancia como “transición a la Democracia” y “consolidación de la democracia” que conformarían, finalmente, los pilares de la lucha contra el régimen.

Después de la derrota en la Guerra de Malvinas este sentimiento de lucha ya afloraba de los corazones de los argentinos, tuvieron que ponerle “el pecho a la bala”, y en este ambiente tan agitado comenzaron las campañas electorales para las elecciones del 1983 a las cuales se presentaron a la candidatura Ítalo Luder por parte del Partido Justicialista, y Raúl Alfonsín por parte de la Unión Cívica Radical.

Finalmente, en las elecciones para presidente triunfó con un 51% de los votos Raúl Alfonsín sobre el 40% que saco Luder, convirtiéndose ésta en una jornada histórica con 18 millones de personas volviendo a votar en elecciones abiertas después de siete años de un gobierno de facto. Pero más allá de la victoria de uno u otro, el acontecimiento se vivió como una fiesta, como una victoria sobre la represión, sobre la violencia y sobre las violaciones de los derechos humanos, marcando de esta manera el retorno de la democracia al país.

Alfonsín, además de sacarle el poder a los integrantes del Proceso, procedió a juicios a militares, sublevaciones y a decretar leyes exigiendo el cambio de toda la cúpula militar como también la renuncia de todos los jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Siendo éste un acto particular de la democracia argentina recuperada y que sirvió de ejemplo, para los países Latinoamericanos, de lucha por los derechos de los ciudadanos.

Como ya he dicho, volver a la democracia no fue un camino simple ni lo será jamás, inclusive en la actualidad en Argentina se habla mucho de una grieta, el mundo dice que la sociedad argentina y sus políticos no tienen una visión largo plazo asegurada o planificada en cuestiones económicas y sociales para el futuro y probablemente esto es cierto, pero algo hay que tener en claro, en cada argentino, en cada individuo que conforme esta sociedad, en esos mismos políticos con sus diferentes ideales sobre el Estado hay un compromiso de mantener la democracia viva, esa que tanto costó volver a consolidar y que finalmente, de parte del Raúl Alfonsín, se volvió a obtener .

Por mas grieta que exista en nuestra sociedad, por más que tengamos una economía inestable y por más que tengamos conflictos sociales, la Democracia siempre va a prevalecer, nunca la vamos a dejar de lado, la democracia si es nuestra visión a largo plazo, si es nuestro compromiso como argentinos y, nuevamente y al grito de “se va a acabar la dictadura militar”, es que nuestra Argentina se alza.

Agustin Rios

Agustin Rios

Alumno regular del tercer año de la Licenciatura en Ciencias Políticas y de Gobierno en la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES)
Fui pasante durante dos meses en la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco con la Diputada Mariana Fernanda Salom en el año 2014.
Ademas también participe en modo de asistente tanto del Pre-Congreso chaqueño de Ciencias Políticas dictado por la Escuela de Gobierno de la Provincia del Chaco y la Sociedad Argentina de Análisis Político, como del XII Congreso Nacional de Ciencia Política, organizado por la Sociedad Argentina de Análisis Política y la Universidad Torcuato Di Tella en la Ciudad de Buenos Aires.
Agustin Rios

Últimos artículos de Agustin Rios (Ver todos)

Día del retorno de la Democracia

Esta es una fecha que los Argentinos nunca debemos olvidar: fue el día en que después de casi ocho años […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *