Empatía: un falso concepto de las masas

Seguramente lectores, ¡ustedes  querrán que yo los aplauda! O pretenda que yo `empatice´ con su forma de pensar, déjeme decirle que están equivocados. No vinimos al mundo a agradar a todo el mundo, ni por lo menos yo. ¿Acaso, no les parece que si  todos tuviésemos  empatía, seriamos todos iguales o pensaríamos por el solo hecho de agradar al resto?.

Hoy vengo a desmitificar el concepto de empatía, un concepto instaurado por el colectivismo, analizándolo exhaustivamente. Por un lado habrán escuchado muchas veces  a los periodistas decir: “ fulano de tal tiene empatía con perengano´´, como sinónimo de: fulano de tal tiene “afinidad´´ o “feeling´´ con “perengano´´. Como verán, en este caso se tiende a asociar empatía como sinónimo de: “afinidad´´ o “feeling´´.

Primero que nada, quiero aclararles que: cuando yo tengo “afinidad´´ o “feeling´´, con alguien significa que comparto los mismos gustos  u opiniones con respecto a dos o más personas, generando como consecuencia una relación de amistad.

En cambio cuando hablamos de empatía, nos estamos refiriendo a conectar con la otra persona, tratando  de entender sus  problemas para poder brindarle una solución. La empatía también puede ser racional, es decir, la forma de interpretar el pensamiento de otra persona, por ejemplo en un debate o a través de la escucha activa.  O acaso ¿creen que la empatía es nada más que emocional?

Seguramente recordarán esa frase famosa: “Salir de la Zona de Confort´´, quien mencionaba su autor,  Estanislao Bachrach, en su libro: Ágilmente, en que los disertantes lo repetían en  las charlas y conferencias habidas y por haber, sin tener en cuenta su verdadero uso adecuado.  Tanto fue así, que la gente empezó a creer que: “no salir de la zona de confort´´ era un pecado para muchos,  dando como resultado un simple “ideal´´ o “imaginario colectivo´´ instaurado por supuestos emprendedores que sostenían que si no renunciabas a tu trabajo para “ emprender´´ aquello que te gustaba,  serías  un esclavo, o mejor dicho serías un infeliz. 

Con la “Zona de Confort´´ ocurre lo mismo que con “ Empatía´,´ dos conceptos distintos, en los que de igual manera,  el ambiente de profesionales, en su mayoría  las repite constantemente, sin tener en claro cuál es el verdadero motivo que se le asigna su significado o  uso adecuado; y para que contextos se las puede poner en práctica

Tengan  en cuenta que la empatía no se aplicará en todos los ámbitos del trabajo como la mayoría de los profesionales nos pretenden “dibujar´´. Tampoco es  un problema no aplicarla, ya que no todos tenemos la misma personalidad para ponerla en práctica, y si se la pone en práctica, se deberá tener en cuenta la situación o el ámbito laboral, según las profesiones que la requieran como : enfermería, por su habilidad para atender a personas que necesitan un cuidado especial,  maestra  jardinera, para estimular a los niños en su aprendizaje, su desarrollo y su crecimiento, psicología, ya que es muy necesaria para comprender los problemas del paciente. La empatía también, se la pondrá en práctica al momento de  tratar con  personas que tienen capacidades diferentes o para algún proyecto social

Por otro lado la empatía no es  necesaria  aplicarla a  profesiones que permiten a los trabajadores independientes desempeñarlas a domicilio (como por ejemplo: clases virtuales, diseños de páginas web, community manager), ya que los mismos, las eligen simplemente porque se sienten cómodos trabajando de forma individual, y no necesitan “empatizar´´ con ninguna otra persona. O acaso ¿creen que Stephen King, dejó de ser exitoso por ser parco,  introvertido, poco sociable y no tener empatía?

German Farias
Últimos artículos de German Farias (Ver todos)

479 casos de Covid-19 en el Chaco, que subió a tercer lugar de contagiados en el país

El Ministerio de Salud Pública del Chaco brindó el parte epidemiológico diario e informó que hasta este martes 12 de […]

Democracia y consenso

Según el diccionario, democracia es el “sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho a elegir y […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *