¿A quién vota la iglesia evangélica?

“Y esto lo digo para que nadie os engañe con palabras persuasivas.”

Colosenses 2.4 RV1960

Desde Pastores por la Gente (PxG) comunicamos a la familia evangélica y a la ciudadanía nuestra seria preocupación por los mensajes proselitistas que se difunden para captar el voto del pueblo evangélico.

Algunos pastores y entidades evangélicas les indican a los creyentes cuáles son los candidatos que deben votar. Sus mensajes dicen que luchan en favor de la vida, pero al tratar un tema altamente sensible para el pueblo evangélico como es la posible despenalización del aborto, apelan a las fidelidades espirituales para lograr conquistas electorales.   

En el pasado fueron silenciosos a la hora de la defensa de los derechos humanos, en especial, frente al secuestro de cientos de niños nacidos y apropiados en centros de tortura y exterminio, y al asesinato de sus madres durante la última dictadura.  Hoy también enmudecen ante las muertes por gatillo fácil, el abandono de la salud pública, la guerra contra la educación pública, el quite de pensiones por discapacidad, la destrucción de fuentes de trabajo, la quita de los remedios para los jubilados y otros temas en los cuales se advierte el actual imperio de la muerte. Sus discursos de hoy, que son estériles declamaciones proselitistas, sólo pretenden capturar almas al vuelo. 

Es inconcebible que les propongan a las hermanas y hermanos que voten candidatos evangélicos sólo por eso, porque son evangélicos, sin presentar sus antecedentes, sus proyectos, o su lectura de la realidad actual y el modelo de país que proponen. 

Otra aberración es la de establecer alianzas electorales con sectores y personas que participaron en levantamientos militares que intentaron derrocar gobiernos constitucionales, y lograron jaquear a la República en la primera década de la recuperada democracia.  Así obtuvieron beneficios para quienes cometieron delitos de Lesa Humanidad, a quienes defienden hasta el día de hoy, negando las dimensiones del horror vivido, como si el número de víctimas exonerara a los victimarios. El dolor se hace extremo al observar a pastores arengar a las congregaciones a votar a tales personeros de la muerte en nombre de la vida.

También vemos cómo por medio del uso de ciertos colores y slogans similares a determinados frentes electorales, se induce al pueblo desprevenido a simpatizar con determinados candidatos, con quienes dichos pastores se muestran en charlas públicas bien publicitadas en estos días de campaña electoral.

Desde Pastores por la Gente sostenemos fervientemente la enseñanza del Evangelio, que nos impulsa al amor al prójimo por sobre toda apetencia personal y colectiva. La Iglesia del Señor Jesús no necesita ostentar poderes terrenales para desarrollar la misión transformadora que le ha sido encomendada.

Sostenemos la República y la imprescindible separación de Iglesia y Estado, para que ambas entidades no se entrometan la una en la otra y ambas defiendan la libertad de quienes habitan nuestra Patria.

Nuestra oración se eleva al cielo para que la determinación del pueblo sea garantizada por la transparencia  del acto eleccionario, y rogamos que quienes sean elegidos para dirigir el destino de la Argentina reciban la gracia y guía divina que permita arribar un futuro próximo de paz, justicia, solidaridad y prosperidad, donde no haya ningún tipo de acepción de personas.

FUENTE: www.cordialmentepxg.com

Los Chaqueños rehenes de la interna peronista

Como presidente de la Juventud Radical del Chaco, expreso mi total repudio a los hechos acontecidos al respecto del cambio […]

Desde “váyanse a dormir”, hasta el Mago sin dientes: El resultado de las P.A.S.O.

En un discurso entrecortado el presidente Mauricio Macri lanzó un consejo que se pareció más a una orden que a […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *