Hilando fino dentro de la transparencia: El puntaje de CIPPEC para el Chaco, no es suficiente

A principios de mes, el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), uno de los mejores think tank de América Latina, publicó su Índice 2018 de Transparencia Presupuestaria Provincial (ITTP), donde la provincia del Chaco se ubicó cuarta en todo el país, con un puntaje de 9,50 (sobre 10).

Se trató de una noticia muy celebrada por el Gobierno provincial, al punto que el primer mandatario Domingo Peppo expresó que “es el reconocimiento a un fuerte trabajo de gestión y cuidado de los recursos”.

Cippec cuenta con una vasta trayectoria y no hay dudas que es una de las instituciones argentinas que más aporta al debate, conocimiento y apertura de datos. Su ITPP, desde lo metodológico e incluso desde la consideración académica y profesional, es indiscutible. Cuenta con un staff de profesional de altísima calidad, y toda su labor repercute siempre de manera positiva en la vida política e institucional argentina.

Sin embargo, desde la Consultora Politikon queremos poner el ojo un poco más allá al resultado final al que llegó la provincia del Chaco: quizás para celebrar menos y trabajar más; para tomar este “reconocimiento”, como dijo el Gobernador Peppo, y usarlo como una herramienta que permita mejorar la transparencia del gobierno chaqueño.

Antes de adentrarnos en detalle en la opinión expresada anteriormente, debe destacarse que, tal como su nombre lo indica, el Índice creada y difundido por Cippec se aboca a la cuestión presupuestaria. Esto implica que hay elementos de la gestión de gobierno que no son consideradas, y, por ende, eventualmente susceptibles de ser medidas por un índice diferente, quizás más similar al que hemos elaborado desde Politikon para los municipios capitales de provincia de la Argentina.

Ahora bien, volviendo al análisis del puntaje logrado por el Chaco en el ITPP, nuestra opinión es contundente: no alcanza, a pesar de la gran performance lograda, para afirmar que el Chaco es transparente.

La transparencia en la gestión publica va más allá de la publicación de datos: tiene que ver con el tipo de información puesta a disposición, su actualización y su nivel de desagregación. Pero también, tiene que ver con las circunstancias: un gobierno que da respuesta a las demandas ciudadanas, que cuenta con servicios públicos de calidad y que no está envuelto en ningún manto de sospecha de corrupción, seguramente sea uno en donde la rendición de cuentas exigida sea más global, de modo casi generalizado, ya que en ese escenario, la confianza de los ciudadanos hacia su gobierno es alta y si bien se debe siempre exigir rendición de cuentas, la realidad cotidiana ya es una muestra de ella, en función de la eficiencia gubernamental.

Pero otro escenario, más similar al que vive el Chaco, trae consigo otro nivel de exigencia. Se requiere más información, ir más profundo, mostrar cada movimiento realizado, cada acción emprendida con el mayor nivel de detalle posible. Y es aquí donde el ITPP se choca con la realidad chaqueña.

El ITPP de Cippec toma diferentes variables de medición, que están divididas en cuatro bloques: Presupuesto, Ejecución, Recursos y Divulgación.

Cada bloque está compuesto por ítems de información requerida, a saber:

  • Presupuesto: se analiza la información disponible de Ley y proyecto de Presupuesto, Programa Plurianual, y Presentación y aprobación del Presupuesto.
  • Ejecución y rendición de cuentas: Informes de gasto y ejecución, gastos tributarios y cuenta de Inversión.
  • Recursos: recaudación provincial, deuda pública y transferencia a municipios.
  • Divulgación: norma publicada, y presupuesto ciudadano.

 Cada variable tiene un puntaje determinado, que varia en función de su disponibilidad, su actualización y nivel de desagregación.

 La suma de los puntajes obtenidos por cada ítem de información requerida, dan al Chaco un puntaje final de 9,50 sobre 10. La conclusión a priori es que cuenta con un nivel de transparencia muy alto. Pero aquí es donde disentimos: el puntaje obtenido, que nadie duda es destacable, no es un fiel reflejado de rendición de cuentas del Gobierno provincial a la ciudadanía.

En la misma línea de lo que se mencionó anteriormente, el escenario chaqueño actual es complejo, desde el punto de vista de la transparencia y la confianza ciudadana. Funcionarios con prisiones preventivas, casos judiciales por corrupción, situaciones irresueltas como la leche robada de Desarrollo Social, pero, sobre todo, un alto descontento social con la eficiencia propia del Gobierno en brindar servicios públicos de calidad.  

Todo ello requiere que el Gobierno provincial sea transparente en serio, y que cada acción de gobierno sea abierta a la comunidad. Pero acaso, ¿no es eso lo que nos dice el ITPP de Cippec? Si, y no.

Si, en el sentido de que existe información disponible (de nuevo, en la cuestión presupuestaria) que es importante para poder realizar un control ciudadano (e institucional) de gestión.

Pero no, en el sentido de que, para la sociedad, no alcanza. No es suficiente, porque no da respuestas. Y en algunos casos, incluso, genera más preguntas.

Veamos los casos:

Para el primer bloque de información relevado por Cippec, relativo a presupuesto, la información que allí se analiza no hace per se a una gestión transparente, en el sentido de que allí se muestran las leyes vigentes de Presupuesto (punto de partida para el control, pero no herramienta suficiente), el programa plurianual (que hace más a la proyección que al control) y la presentación y aprobación del Presupuesto (que hace más a la calidad institucional en el respeto de plazos y consensos políticos).

En el segundo bloque, referido a Ejecución y Rendición de Cuentas, es donde empezamos a encontrar falencias, porque la información aquí releva hace efectivamente al control de gestión y a la transparencia gubernamental. Son tres los componentes de este bloque. ¿Qué pasa en cada uno?:

  • Informe de gastos y ejecución: se trata nada más y nada menos que la ejecución presupuestaria. Cuando entró y cuanto (y cómo) se gastó. En este punto, el sitio web del Ministerio de Hacienda y Finanzas del Chaco muestra la información disponible solo hasta el III Trimestre de 2018. Por su parte, la Contaduría General de la provincia cuenta con esta información separada en informes trimestrales(que también llega solo al III Trimestre 2018) y en informes mensuales (que llega a noviembre 2018). Es decir, estando ya a mediados de febrero 2019, los chaqueños no tienen acceso a la ejecución presupuestaria del 2018 consolidada, teniendo un desfasaje de ya cinco meses.
  • Gastos Tributarios: está publicado correctamente y actualizado.
  • Cuenta Inversión[: es considerado el instrumento por excelencia de control de la gestión financiera que realiza el Poder Ejecutivo. Para el caso de la provincia del Chaco, la Cuenta AIF (Ahorro – Inversión – Financiamiento) llega, también, al III Trimestre de 2018. Esto cobra una importancia mayor, en la medida que, estando a mediados de febrero de 2019, los chaqueños aún no podemos saber si el Chaco finalizó el 2018 con superávit o déficit, y en caso de este último, de cuanto, cómo y por qué.

El tercer bloque refiere a Recursos, y nada allí está actualizado:

  • Recaudación provincial: en el sitio web del Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas del Chaco tiene publicada la información de la recaudación provincial hasta septiembre 2018. Curiosamente, también llega hasta ese mes en la publicación de los recursos recibidos en concepto de coparticipación federal, a pesar de que en la página web de la Dirección Nacional de Coordinación Fiscal con las Provincias, del Ministerio de Hacienda de la Nación y Finanzas Públicas se pueda ver esa información actualizada, día por día, hasta incluso el 14 de febrero de 2019.
  • Deuda Pública: en una provincia donde la toma de deuda ha sido objeto de amplísimos debates, la información que publica el Gobierno del Chaco en referencia a la deuda pública llega solo hasta el III Trimestre de 2018. Además, cuenta con un informe de “Evolución de Deuda Publica”que, si bien perfila vencimientos a 2021, se estanca en 2015 en el resto de las variables; lo mismo ocurre con el “Informe de Deuda Pública” también publicada allí.
  • Transferencias a Municipios[: está actualizado a noviembre de 2018, y ese retraso imposibilita a los chaqueños, incluso, a poder saber cuanto recibió su municipio durante todo el año pasado.

En referencia al último bloque, Divulgación, no haremos análisis alguno ya que, si bien su disponibilidad es muy importante, consideramos que de nada sirve si los datos detallados supra no están publicados en su fuente original.

Conclusiones:

El Chaco obtuvo un alto puntaje en el ITPP de Cippec. Es para destacar, y no para celebrar, ya que los chaqueños no pueden asegurar que hay una gran transparencia en la provincia. Si hay que reconocer que, en el sentido de la publicación de información, ha habido saltos de calidad, pero no alcanza en función de las circunstancias que rodean a la provincia.

Un gobierno sospechado de maniobras de corrupción, y con una sociedad que manifiesta descontento por el uso de los fondos públicos, debería tomar otra actitud. No es imposible, la publicación periódica de datos relativos a la ejecución presupuestaria y a la evolución de deuda, por ejemplo, puede realizarse (como se hace efectivamente en otros lugares del país) de manera incluso semanal. No existen motivos operativos para no hacerlo.

Los chaqueños no saben en qué y cómo gastó el Gobierno provincial durante el último mes del año. Pero vamos todavía más allá: no saben para qué se gastó determinado monto de dinero desde enero a noviembre de 2018.

Citemos un ejemplo: las transferencias a Fondos Fiduciarios para financiar gastos corrientes y de capital. De enero a noviembre de 2018, el Gobierno del Chaco transfirió a Fonos Fiduciarios la suma total de $1.799.513.765 ($1.463 millones para financiar gasto corriente y $335 millones para financiar gastos de capital).

Considerando el manto de sospecha que corre en los Fondos Fiduciarios de la provincia, a partir de causas judiciales y denuncias varias, ¿no debería el Gobierno provincial, en pos de mayor transparencia, explicar a que se deben esos movimientos).

La transparencia en la gestión pública no se agota en una revisión anual. Se la practica día a día. El 4to puesto en el ITPP puede ser el punto de partida del Gobierno del Chaco para mejorar lo mucho que debe mejorar al respecto. Pero de ninguna manera puede ser motivos de celebración. Todavía queda mucho por hacer.

Chaco: En busca de su ¿nuevo? amor

Regalos, pequeños mensajes, cartas, salidas románticas y más. Cada 14 de febrero se celebra la festividad de San Valentín, que […]

De política, cristianismo y mesa de café

En este artículo voy a hacerte varias preguntas que me hago a mí mismo, y a modo de tomar un […]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *